6 de cada 10 trabajadores sanitarios que aspiraban a conseguir un puesto temporal con el Ibsalut han sido rechazados por no acreditar el nivel de catalán exigido en la convocatoria. En total se trata de más de 1.100 candidatos excluidos en distintas categorías como técnico en radiología, de laboratorio o anatomía patológica. Donde más se ha notado ha sido en radioterapia: 148 de aspirantes de 166 han sido excluidos, casi un 90%. Tal es la “escabechina” o “masacre” que desde el Servicio Balear de Salud se han visto obligados a publicar una nota aclaratoria que informa que los excluidos por el catalán estarán incluidos en la próxima lista subsidiaria.

Desde el CSIF, el presidente del Sector Sanidad del sindicato en Baleares, Luis Apolinar, valorabaesta reacción poco habitual como un claro síntoma del temor que tienen los responsables políticos del sistema sanitario de las Islas de no poder cubrir todas las plazas. Son unas bolsas deficitarias para esas vacantes, indicaba en esRadio97.1. Según explicaba, además, en la emisora se empiezan a ver los efectos reales del decretazo aprobado por el Pacto, que está excluyendo a personal con más de 20 años de experiencia en favor de personal con estudios recién salida concluidos, sin experiencia, pero que cumplen el requisito de tener el nivel de catalán solicitado.